“movimientos populares en la historia de nuestra américa”




Название“movimientos populares en la historia de nuestra américa”
страница21/32
Дата21.09.2012
Размер7.5 Mb.
ТипДокументы
1   ...   17   18   19   20   21   22   23   24   ...   32
el centro del territorio nacional. Durante esta etapa, se definieron con claridad los propósitos del movimiento de independencia. El documento que mejor refleja el ideario social y político de Morelos es el conocido con el título de “Sentimientos de la Nación” donde por primera vez se pedía por escrito se declarase que “América es libre e independiente de España y de cualquier otra nación, gobierno o monarquía”; se reconozca a la religión católica como único culto; en cuanto a lo político, se asentó la soberanía del pueblo, el poder debía de caer en sus representantes, a su vez dicho poder debía dividirse en legislativo, ejecutivo y judicial; los americanos ocuparían los puestos públicos y no se admitirán en la nación más extranjeros que los artesanos, capaces de instruir en sus profesiones y libres de toda sospecha; debía ser respetada la propiedad, y el domicilio inviolable; quedaban prohibidas la tortura y las penas infamantes; se abolió el tributo; además quedaron instituidos como fiestas nacionales el 12 de diciembre consignado a la Virgen de Guadalupe y el 16 de septiembre, aniversario del Grito de Dolores.

En Oaxaca se les une Félix Fernández, quien más tarde había de cambiar su nombre por el de Don Guadalupe Victoria. El 13 de septiembre de 1813, en Chilpancingo, Morelos, quien se autodesigna “siervo de la Nación” , convocó al primer congreso independiente. Pero fue derrotado en Valladolid y los realistas penetraron en el Sur. El Congreso tuvo que andar peregrinando por distintos lugares, y cuando llegó a Apatzingán, en octubre de 1814, dio a conocer la Constitución, inspirada en la Francesa de 1793 y la Española de 1812. La Constitución de Apatzingán jamás entró en vigor. Cuando se promulgó, los insurgentes habían sido desalojados de las provincias del Sur. Morelos fue hecho prisionero y fusilado el 22 de diciembre de 1815 en San Cristobal Ecatepec.

Tras su muerte se inicia una etapa de decadencia de la lucha, ya que se carecía de la unión entre los principales líderes, ninguno de los cuales tenía suficientes conocimientos militares. Entre los más destacados están Torres y Pedro Moreno en Guanajuato, Nicolás Bravo en Veracruz, Vicente Guerrero, Guadalupe Victoria y el liberal español Javier Mina.

En la última etapa, que es cuando se logró la consumación de la Independencia, se produce un vuelco en la actitud de los españoles que vivían en México y los criollos ricos, que habían estado en contra de Hidalgo y Morelos. En 1820 ellos también creyeron que había llegado el momento de que la Nueva España se independizara, ya que si bien no estaban de acuerdo con las ideas de igualdad y soberanía popular, no querían obedecer la Constitución Política de la Monarquía Española, promulgada en 1812 por las Cortes de Cádiz. La misma había vuelto a entrar en vigencia, y pensaron que con la independencia su control de la situación sería mayor. Por ello empezaron a conspirar, en la Iglesia de La Profesa, en la ciudad de México, y acordaron la independencia, pero también lograron que el virrey enviara al Coronel criollo Agustín de Iturbide a combatir a Vicente Guerrero, el continuador de los movimientos de los primeros años. Tras once años de lucha, los criollos y el pueblo en general empezaban a ver perdida la rebelión, cuando el 10 de Febrero de 1821 se llegó a un acuerdo, en el cual Guerrero quedaba a las órdenes de Iturbide. A este suceso se le conoce como “el abrazo de Acatempan”. Después le siguió la proclamación del Plan de Iguala o de las Tres Garantías, que se expresó en la bandera: religión única, la católica, expresada en el color blanco; independencia de México, que sería una Monarquía Constitucional, color verde; y unión de todos los grupos sociales, entendiendo por ello a criollos y españoles, color rojo. El 1º de Marzo de 1821, Iturbide reunió a sus tropas y juró ante ellas cumplir estos postulados. Al ejército resultante se lo llamó “Trigarante”. El 24 de Agosto se firma el Tratado de Córdoba, con el Virrey Juan O’Donojú, que ratificaba en lo esencial el Plan de Iguala. El 27 de Septiembre el ejército Trigarante, con Iturbide al frente, hizo su entrada triunfal en México, y el 28 se nombró el primer gobierno independiente, una Junta Provisional. Al año siguiente el Congreso declaró a Iturbide Emperador, con el nombre de Agustín I. El Imperio, del cual también formó parte Centroamérica, duró once meses, hasta marzo de 1823, cuando Antonio López de Santa Anna se rebeló, instalándose un Supremo Poder Ejecutivo integrado entre otros por Guadalupe Victoria, Vicente Guerrero y Nicolás Bravo. En Octubre de 1824 se promulgó la Constitución que determinó que los Estados Unidos Mexicanos fueran una República Federal, eligiéndose como primer Presidente a Guadalupe Victoria. Las luchas entre las logias masónicas del rito escocés, partidarias del centralismo, y las yorkinas, que abogaban por el federalismo, expresaban la pugna entre los ingleses y los norteamericanos, que tenían un activo embajador, Joel Poinsett.

En la época de la Independencia, no todas las posiciones eran tan radicales como las de Hidalgo y Morelos. En algunos casos -de los cuales muy buen ejemplo es fray Servando Teresa de Mier-, el orden político resultante debía ajustarse, conforme las posiciones de Edmund Burke, que el mexicano había aprendido en Londres, a los "usos, prescripciones y leyes" de los pueblos. Se quería evitar, tanto el modelo gaditano de 1812, cuanto el de la Constitución norteamericana y, muy en particular, el radical de los franceses, de "genio ligero y cómico", que concluyeron siendo "esclavos de un déspota". Esto lo expresaba el sacerdote en 1813, en “Historia de la Revolución de Nueva España”, firmada con el seudónimo de Juan Guerra(1). En el fondo, a Teresa de Mier le interesaba mantener tradiciones hispánicas (religión, leyes, costumbres), yuxtapuestas con el modelo monárquico inglés, como un modo efectivo de impedir el enervamiento del sentimiento religioso católico. Por lo demás, la cuestión de las convicciones religiosas fue un campo donde las limitaciones del pensamiento liberal latinoamericano se manifestaron más fuerte. Con contadísirnas excepciones, esa fue la materia donde menos espacio se concedió a la disidencia y, por ende, permanecieron las tradiciones coloniales, pese a la a veces invocada tolerancia, de hecho constatable en algunas áreas. En México la apelación a Nuestra Señora de Guadalupe fue parte constitutiva de un patriotismo criollo, articulado entre un republicanismo católico y un nacionalisrno insurgente.


  1. La Reforma Liberal, la lucha contra los franceses y la Restauración de la República


Se conoce como Reforma Liberal al proceso comenzado con la revolución de 1854, que hace presidente al General Álvarez, soldado de Morelos en 1810. Buscando aplicar el Plan de Ayutla, promueve instrumentos como la Ley Juárez, que despoja a los eclesiásticos de su fuero privilegiado; o la Ley Lerdo, que prohíbe el mantenimiento de la propiedad inmueble en manos de comunidades. Esto último perjudica a la Iglesia y a las Órdenes, pero también a las comunidades indígenas. Los liberales dictan la Constitución de 1857, se desata una cruenta guerra civil, y surge la principal figura de la etapa, Benito Juárez, quien es Presidente desde 1857, aunque sus tropas recién toman la capital en 1861.


Los conservadores recurren al apoyo extranjero, lo cual transforma la guerra civil en guerra nacional. Los ingleses, españoles y franceses ocupan Veracruz a comienzos de 1862 con la excusa de cobrar deudas, pero pronto quedan sólo los franceses de Napoleón III, quienes entran en la capital en Junio de 1863, muy bien recibidos por los amplios sectores conducidos por el clero. En 1864 un plebiscito consagra como Emperador a Maximiliano de Habsburgo. La resistencia del pueblo mexicano y cambios en las relaciones de fuerza internacionales llevaron a la retirada de las tropas francesas, y a la derrota de sus apoyos locales. Maximiliano, quien no había querido volver a Europa, fue fusilado. Este tema será retomado, en forma más desarrollada, en el capítulo dedicado a las relaciones de Nuestra América con Francia.

Benito Juárez nació en San Pablo Guelatao, Oaxaca, en 1806. De extracción indígena, habló solamente zapoteco durante gran parte de su niñez. Posteriormente, estudió Derecho en el Instituto de Ciencias y Artes. Fue regidor del Ayuntamiento de Oaxaca en 1831 y diputado local en 1833. Durante algún tiempo vivió de su profesión defendiendo comunidades indígenas. Luego fue electo diputado federal, y gobernador de su estado natal (1847). Al caer Santa Anna y llegar Juan Álvarez a la presidencia, nombró a Juárez Ministro de Justicia e Instrucción Pública (1855). Benito Juárez, promulgó en su estado la Constitución de 1857. Se le nombró ministro de Gobernación (1857) y posteriormente, durante el gobierno de Comonfort, fue elegido Presidente de la Suprema Corte de Justicia. Al desconocer éste la Constitución de 1857, y dar un golpe de Estado, encarceló a diversos ciudadanos, entre ellos a Juárez. Este acto de Comonfort desencadenó la Guerra de Reforma. Al ser liberado, el11 de enero de 1858, Benito Juárez asumió la presidencia en Guanajuato. En julio de 1859, con apoyo del grupo liberal, expidió las Leyes de Reforma. Otros liberales notorios fueron Melchor Ocampo, desterrado en Nueva Orleáns con Juárez, jefe intelectual de los liberales, Gobernador de Michoacán, asesinado en 1861; Santos Degollado, el santo de la reforma, o el héroe de las derrotas, también Gobernador de Michoacán en 1857, Ministro de guerra y marina y General del ejército federal, capturado y muerto en 1861; Guillermo Prieto, Ministro de Hacienda de Álvarez; Vicente Riva Palacio, descendiente de Vicente Guerrero, Gobernador del Estado de México en 1863 y de Michoacán en 1865; Ignacio M. Altamirano, diputado y hombre de letras.

Al concluir la Guerra de Reforma con el triunfo de los liberales, Juárez fue electo constitucionalmente para continuar en la Presidencia, el 15 de junio de 1861. Debido a la intervención francesa, en mayo de 1863 tuvo que dejar la ciudad de México, ejerciendo su gobierno desde diferentes puntos del país. Regresó a la capital el 15 de julio de 1867, después de que Maximiliano fue juzgado y fusilado. Por su defensa de las libertades humanas, que sirvió de ejemplo a otros países latinoamericanos, fue proclamado "Benemérito de las Américas". En octubre de 1867 fue reelecto Presidente de México; se dedicó a organizar la situación económica del país, redujo el ejército, organizó una reforma educativa, ordenó sofocar los alzamientos militares y enfrentó la división de los liberales. Se mostró respetuoso ante la organización de los obreros y artesanos. En 1871 fue reelecto por última vez como presidente. Murió el 18 de julio de 1872, siendo sucedido por Sebastián Lerdo de Tejada, miembro del grupo de letrados liberales que había participado de la Reforma desde el comienzo. Lerdo fue derrocado por el levantamiento de Tuxtepec, en 1875, dirigido por el General Porfirio Díaz, héroe de la guerra contra los franceses, quien ya se había alzado contra Juárez en 1871 con la consigna “sufragio electivo y no reelección”. Díaz encabezaría una larga “tiranía progresista”, basada en ideas positivistas.

  1. La Revolución Mexicana


La Revolución mexicana es uno de los procesos populares más importantes en América y en el mundo. Comienza en 1910, con el Plan de San Luis Potosí, en el cual Francisco Madero, hacendado del norte y uno de los hombres más ricos del país, agrega a sus lemas tendientes a la libertad electoral otros que afectan al estatuto de la tierra, monopolizada por grandes terratenientes nacionales y extranjeros.


En el centro del país, en las ricas tierras azucareras de Morelos, surge un movimiento de base más popular, encabezado por Emiliano Zapata. Madero lo enfrenta, pero es traicionado por el General Huerta, un soldado proveniente del antiguo régimen, aliado con el general Félix Díaz, sobrino de don Porfirio, inspirados por el Embajador de los Estados Unidos, Henry Lane Wilson. Madero es asesinado, pero la insurrección resurge en el norte, con Pancho Villa y sus llaneros. Se agregan grandes hacendados norteños personificados en Venustiano Carranza, gobernador de Coahuila y autor del Plan de Guadalupe, programa que quería volver al orden constitucional roto por Huerta; y Alvaro Obregón, un antiguo maestro de escuela que surgía como caudillo poderoso en Sonora.


El Presidente Wilson, en un giro de la política de su país, ocupó Veracruz a comienzos de 1914 en apoyo de los constitucionalistas. Estos sucesos dieron lugar a la mediación conjunta de Argentina, Brasil y Chile. El 20 de Agosto de 1914 Villa y Zapata ocupaban la capital, y en Noviembre expulsaban de ella a Carranza, quien se refugia en Veracruz y logra el apoyo de Obregón, quien incluye promesas de reforma social en las “Adiciones al Plan de Guadalupe”. Consiguen con esto el apoyo de los habitantes urbanos, temerosos de Villa y Zapata, y se organizan centros obreros. En 1915 Carranza estaba ya sustancialmente victorioso; en 1917 se dicta la nueva Constitución. Esta retoma la de 1857 en lo que respecta al anticlericalismo, y lo une a actitudes nuevas que conjugan el nacionalismo y la tendencia a la reforma social, reflejadas en el artículo 27 que nacionalizaba las riquezas minerales y recogía la exigencia de reforma agraria, o el 123 que imponía al Estado la protección de los trabajadores y reconocía la personalidad moral de los sindicatos.


Entre 1916 y 1920 las resistencias eran vencidas, no sin costos. Adolfo de la Huerta se sublevó en Sonora y Carranza tuvo que salir de la capital, dirigiéndose a Veracruz, pero fue vencido en Aljibes, Puebla, y al marchar hacia el norte fue asesinado en Tlaxcalaltongo. Obregón alcanzó la Presidencia luego de un corto período provisional de de la Huerta, confiando la Secretaría de Educación a José Vasconcelos, apoyándolo en sus reformas educativas y aprobando la creación de centenares de escuelas rurales. Durante su presidencia se firmaron los tratados de Bucareli, que mejoraron las relaciones entre México y Estados Unidos. Su período terminó en 1924, siendo sucedido por Plutarco Elías Calles, quien mostró, como su predecesor, poco entusiasmo por expandir los ejidos (propiedades comunales), y buscó un modus vivendi con los Estados Unidos. En 1926 estalló un conflicto abierto con la Iglesia, la guerra de los cristeros, que luchaban con la consigna “Viva Cristo Rey”, que duró tres años antes de llegar a un entendimiento. Asesinado Obregón en 1928, y tras haber logrado una reforma a las leyes sobre reelección para posibilitar su retorno al gobierno, Calles queda dueño del poder real, corporizado en el Partido Nacional Revolucionario. Se llamaba a Calles “Jefe Máximo de la Revolución”, y aunque se sucedieron en la Presidencia Emilio Portes Gil, Pascual Ortiz Rubio y, a los dos años, el general Abelardo Rodríguez, el período es recordado como el “Maximato”. Pintores y novelistas creaban la épica de la revolución, la cual se había declarado socialista, pero descubría enemigos a su izquierda y surgían, dentro del partido oficial, quienes invocaban el ejemplo del fascismo.


El General Lázaro Cárdenas es Presidente bajo la égida de Calles, pero en 1935 rompe contra su poderoso protector, apoyándose contra él a la vez en la izquierda y en la derecha, y preparando discretamente un tácito armisticio con la Iglesia. Contra Morones y otros jefes sindicales desprestigiados por la corrupción, apoyó a la Confederación de Trabajadores Mexicanos (CTM), cuyo jefe, Vicente Lombardo Toledano, no ocultaba la simpatía que en el plano internacional tributaba a la Unión Soviética. Cárdenas dio un nuevo ritmo a la división de los latifundios: multiplicó los ejidos y las pequeñas explotaciones individuales, afectando a cerca de veinte millones de hectáreas. El nacionalismo económico se expresó en la expropiación de las compañías petroleras, decretada en 1936. Estados Unidos no imitó a Gran Bretaña, que rompió las relaciones con México, pero organizó presiones económicas, que su vecino sólo logró superar estrechando sus lazos comerciales con Alemania y Japón. La política de inversiones públicas se concretó en la creación de la compañía de petróleos mexicanos (PEMEX), y en Financiera Mexicana, ente estatal, que llegaría a realizar el 40 % de las inversiones industriales en la etapa que se abre en la década del 40. Dijo el gran escritor guatemalteco Luis Cardoza y Aragón: “Lázaro Cárdenas como Presidente de México y como ciudadano, ligado siempre a las mejores causas, representa la acción ejemplar frente al semifeudalismo y la agresión prepotente y colonialista. Es el símbolo de una etapa histórica de América, el hombre firme frente a esa avalancha de garras y colmillos... Lázaro Cárdenas encarna la dignidad y las aspiraciones de México y de Hispanoamérica”(2).


Consideramos que en el 2006 existen dos partidos políticos en México que son los herederos de la Revolución Mexicana. Estos son el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD).


A fines de la década de 1920 los partidos de tendencia revolucionaria se unen para formar el Partido Nacional Revolucionario. El nuevo partido servía como marco para la integración y organización de las facciones de la Revolución en un solo organismo político. En diciembre de 1928 tiene lugar el primer Comité Organizador del PNR, que se constituye el 1º de Marzo de 1929, con el general Plutarco Elías Calles como líder y presidente. El 30 de Marzo de 1938 cambió su nombre por el de Partido de la Revolución Mexicana, y en 1946 por Partido Revolucionario Institucional.


Luego de la presidencia histórica de Lázaro Cárdenas, el proceso comenzado con la Revolución de 1910 empieza a institucionalizarse. Cada seis años hay elecciones, y por décadas siempre ganó el partido oficial: Manuel Ávila Camacho, 1940; Miguel Alemán, 1946; Adolfo Ruiz Cortines, 1952; Adolfo López Mateos, 1958; Gustavo Díaz Ordaz, 1964; Luis Echeverría Álvarez, 1970; José López Portillo, 1976; Miguel de la Madris Hurtado, 1982; Carlos Salinas de Gortari, 1988; Ernesto Zedillo Ponce de León, 1994. En el año 2000, Vicente Fox Quesada, miembro del PAN (Partido Acción Nacional), venció en las elecciones presidenciales, siendo el primer presidente que no pertenecía al PRI desde hacía más de 70 años.


El lema del PRI es “Democracia y Justicia Social”. Considera que el nacionalismo es expresión de la voluntad humana para vivir en comunidad, el derecho a poseer una identidad propia y a disfrutar de los recursos de un determinado territorio. El nacionalismo mexicano, a diferencia de otros, nunca pretendió fundarse en la expansión colonial, expandir su territorio o exportar sus principios. Es pacifista, sin exclusivismos y respetuoso de la diversidad, celoso de la soberanía y opuesto a las hegemonías. El Nacionalismo Democrático es el cuerpo ideológico que conjuga la libertad, la igualdad, la democracia y la defensa de la soberanía.


Con una sólida estructura que gobierna varios Estados, su candidato a Presidente en el 2006 es Roberto Madrazo Pintado,
1   ...   17   18   19   20   21   22   23   24   ...   32

Похожие:

“movimientos populares en la historia de nuestra américa” iconVia s para servir la historia original del descubrimiento de américa publicado por primera vez en francés por h terltf compabb aux-s historia tÉritable un

“movimientos populares en la historia de nuestra américa” iconThe Special Relationship: America’s Friend or America’s Poodle? Tim Vicary

“movimientos populares en la historia de nuestra américa” iconThe Global Health Workforce Alliance ¦ News from who and partners ¦ Africa & Middle East ¦ Asia & Pacific ¦ North America ¦ Europe ¦ Latin America & Caribbean

“movimientos populares en la historia de nuestra américa” iconHistoria filozofii

“movimientos populares en la historia de nuestra américa” iconBotanical society of america annual reports, 2003 Officers A. President (Scott Russell) Botanical Society Of America

“movimientos populares en la historia de nuestra américa” iconProfessor Emérito de História Medieval

“movimientos populares en la historia de nuestra américa” iconDigitalizan y presentan historia colonial de Taxco

“movimientos populares en la historia de nuestra américa” iconOsoite: Historia, pl 1000, 90014 Oulun yliopisto

“movimientos populares en la historia de nuestra américa” iconSomewhere in north america

“movimientos populares en la historia de nuestra américa” iconThe Secret History of America

Разместите кнопку на своём сайте:
Библиотека


База данных защищена авторским правом ©lib.znate.ru 2014
обратиться к администрации
Библиотека
Главная страница