Populismo en América Latina: Una revisión de la literatura y la agenda




Скачать 277.63 Kb.
НазваниеPopulismo en América Latina: Una revisión de la literatura y la agenda
страница1/4
Дата20.10.2012
Размер277.63 Kb.
ТипДокументы
  1   2   3   4
Populismo en América Latina: Una revisión de la literatura y la agenda

Andrés Dockendorff. V1
Vanessa Kaiser. B
2

Definir populismo continúa siendo una asignatura pendiente en el estudio de la política latinoamericana, a pesar de lo cual, el populismo retorna con frecuencia a las agendas de investigación. En este estudio bibliográfico se examinan los principales enfoques, perspectivas y definiciones en torno a los cuales se ha intentado delimitar el estudio del populismo. Como se constata en la revisión de la literatura, el desafío no abordado reside en la conceptualización. El intento de desarrollar el concepto de populismo como categoría de estudio plantea altos niveles de dificultad en su uso como herramienta heurística. Los enfoques que sustentan cada una de las miradas provienen de áreas diversas en secuencias históricas distintas, lo que ha llevado a parte de la literatura a plantear que el populismo responde más a un fenómeno político sin contenido doctrinario preciso, que a una categoría política con características claramente definidas. En ese sentido, el populismo sigue siendo un puente de abordaje útil en el estudio de la política en la región, toda vez que algunas teorías y criterios de análisis proporcionados por la Ciencia Política desde Europa occidental y Estados Unidos resultan difícilmente exportables para el estudio de la democracia en América Latina, mientras que el populismo nos entrega pistas sobre el proceso político en países como Venezuela y otras democracias cuyos precarios niveles de institucionalización favorecen la emergencia de outsiders potencialmente populistas.

Palabras claves: Populismo, Neopopulismo, Sistema de partidos, Conceptualización

Defining populism remains a pending issue in the study of Latin American politics, despite which, populism returns frequently to the research agendas. In this bibliographical study examines the major approaches, perspectives and definitions to define the study of populism. As noted in the review of the literature, the challenge lies in conceptualizing addressed. The attempt to develop the concept of populism as a category of study suggests high levels of difficulty in its use as a heuristic tool. Approaches that support each of the looks come from different areas in different historical sequences, which has led to some literature to argue that populism is more responsive to a political phenomenon with no precise doctrinal contents, which features a political category clearly defined. In that sense, populism can still be a useful approach in the study of politics in the region, since some theories and criteria for analysis provided by the Political Science from Western Europe and the United States are difficult to export to study democracy in Latin America, while populism gives us clues about the political process in countries like Venezuela and other democracies whose precarious levels of institutionalization favor the emergence of potentially populist outsiders.

Keywords: Populism, Neopopulism, Party system, Conceptualization

Enfoques y definiciones tentativas

El populismo ha sido un objeto central en el estudio de la política latinoamericana desde mediados del siglo XX. En los últimos años ha despertado un renovado interés a partir de liderazgos como el de Menem en Argentina, Fujimori en Perú, Collor de Melo en Brasil y Hugo Chávez en Venezuela. El objetivo de este estudio bibliográfico es poner en evidencia, a través de una revisión de la literatura, las dificultades en arribar a un consenso sobre los atributos y características principales del populismo. El problema de los estudios sobre populismo y neopopulismo reside en el plano de la conceptualización, por lo que identificar y examinar las perspectivas y definiciones en las que se ha articulado la agenda es un ejercicio útil que permite al lector formarse una visión general sobre un término complejo y difuso no sólo por su vacío doctrinario, sino además por involucrar aspectos tan distantes como el carisma del líder y su relación con las masas a través del uso de conceptos como “pueblo” y “oligarquía”, hasta la renovación completa del tejido institucional que en los casos más extremos se traduce en un acto de refundación, el cual se inicia con una nueva carta magna.

Pese a los numerosos trabajos y estudios, algunos caracterizados por el reduccionismo y lo que Sartori (1991) denominara como alargamiento de los conceptos (concept stretching3), aún no existe consenso en torno a una definición y a los atributos típicos del populismo. En este artículo se revisan algunos de los enfoques más importantes y las definiciones centrales de la amplia gama de estudios y trabajos sobre el tema. Como se verá, el problema no radica en el abordaje empírico y la medición de niveles y/o grados de populismo, sino que el desafío sigue en el plano de la conceptualización, producto de la amalgama de situaciones históricas en que se ha presentado desde la Argentina de Juan Domingo Perón (populismo clásico) hasta el Perú de Juan Velasco Alvarado (populismo revolucionario militar) y los populismo neoliberales de los 90’ en Argentina y Perú. Como se discutirá en el desarrollo del artículo, algunos intentos por definir populismo terminan sobre cargando el término asignándole un sinnúmero de atributos que lo distancian de referentes empíricos, en tanto que otras definiciones caen en el minimalismo, pasando por alto atributos relevantes.4

Décadas atrás, Ionescu y Gellner (1970) se preguntaban si: “¿Existe un sustrato unitario subyacente bajo esas formas [populistas] o bien se designa con un mismo nombre una multitud de tendencias desvinculadas entre si?” Como se desprende de la pregunta, un punto ciego de la reflexión sobre el populismo tiene que ver con la inexistencia de un acuerdo sobre sus características y elementos definitorios, por lo que el término se habría transformado en una; “etiqueta política, que designa una amplia gama de fenómenos, partidos, movimientos, líderes democráticos y autoritarios de distintas épocas, lugares y afiliaciones ideológicas” (Ruiz; 2006: 103). Por ejemplo, mientras Knight (1998) considera pertinente definir el populismo en términos de un estilo político particular, lo que dotaría al concepto de flexibilidad y pertinencia histórica, Weyland (2001) considera que la “estrategia política” delimita de mejor forma el término populismo que el estilo político.

Otro registro del debate en torno al populismo tiene que ver con sus implicancias para la teoría democrática. Siguiendo a M. Oakeshott, Margaret Canovan entiende la democracia bajo dos caras; una cara redentora y otra pragmática. Las condiciones de posibilidad para el populismo surgen de la ineludible tensión en la cara redentora y la cara pragmática de la democracia. Como señala la autora: “(…) democracy as we know it has two faces- a redemptive and a pragmatic face- and that coexistence is a constant spur to populist mobilization. (…) instead of being a symptom of backwardness that might be outgrown, populism is a shadow cast by democracy itself” (Canovan; 1999: 3). Arditi (2004) prefiere emplear la metáfora del populismo como “espectro” de la democracia, y no como una mera sombra, como sugiere Canovan. Con ello se recoge la indecidibilidad entre el carácter democrático del populismo y sus aspectos más amenazantes. De todas formas, Arditi conserva la relación de interioridad entre populismo y democracia propuesta por Canovan, pero al tratarse de un espectro y no una sombra, el populismo pueden presentarse en relación a la democracia de diversas formas (Arditi; 2004). Cas Mudde también elude la idea del populismo como una especie de patología, y plantea que el discurso populista ha devenido en algo corriente en las democracias contemporáneas (Mudde; 2004: 551).

Con todo, existen algunas aproximaciones aceptadas y reproducidas por una parte importante de la literatura sobre el populismo. Una de ellas es la de Kenneth Roberts, quien propone cinco rasgos nucleares del concepto que son tomados como punto de partida en numerosos estudios. Estos son;

Un liderazgo político personalista y paternalista, no necesariamente carismático.

Una coalición de apoyo policlasista basada principalmente en los sectores subalternos.

Una movilización política sostenida en la relación directa entre el líder y las masas que se salta las formas institucionalizadas de intermediación.

Un discurso antielitista y/o antiestablishment basado en una ideología ecléctica.

La utilización de métodos redistributivos y clientelistas que convierte a los sectores populares en base de apoyo al régimen (Roberts; 1999: 380- 381).

Este conjunto de atributos se ha convertido en una suerte de mínimo común conceptual. No obstante, la aproximación al populismo como corriente de trabajo o línea de análisis sobre la política latinoamericana (Munck; 2007) se ha realizado desde los más diversos enfoques. Entre ellos se cuenta la perspectiva histórico-sociológica, que pone el énfasis en las coaliciones multiclasistas de los procesos de industrialización; la perspectiva económica5, que reduce el populismo a políticas expansivas y redistributivas; el enfoque ideológico, que entiende el populismo como la construcción discursiva que estructura el antagonismo pueblo/ oligarquía y; la perspectiva política, que se aproxima al populismo a partir de los patrones de la movilización conducida por líderes personalistas (Roberts; 1999).

Otra agrupación de los enfoques que estudian el populismo puede ser la siguiente; 1. Una línea de interpretación en clave con el proceso de modernización, donde se entiende el populismo como un fenómeno propio de la transición hacia la modernidad de los países subdesarrollados; 2. La interpretación histórico/ estructural del populismo que lo subordina a un estadio del proceso de desarrollo del capitalismo en la etapa en que el modelo agro exportador y el estado oligárquico hacen crisis, y finalmente; 3. La perspectiva coyunturalista hace hincapié; “en las oportunidades y las restricciones que rodean a las distintas clases y sectores sociales, en particular a los trabajadores en determinadas coyunturas históricas” (Mackinnon y Petrone; 1999).

Dornbusch y Edwards (1989) analizan la macroeconomía del populismo como una reacción a las experiencias monetaristas. Por populismo, Dornbusch y Edwards entienden una aproximación económica que enfatiza la redistribución y resta importancia a los riegos de la inflación y el déficit financiero, los constreñimientos externos y la reacción de los agentes económicos ante agresivas políticas contrarias el mercado. En una fase inicial existiría insatisfacción con el crecimiento económico alcanzado por los países, sumado a una enorme desigualdad que proporciona la base para programas económicos y políticas radicales asociadas a una fuerte expansión del gasto. En segundo lugar, los policy makers rechazan explícitamente el paradigma conservador, y los peligros asociados al déficit fiscal son motejados de exagerados y desacreditados. Finalmente, “Populist programs emphasize three elements: reactivation, redistribution of income and restructuring of the economy. The common thread here is “reactivation with redistribution”. The recommended policy is a redistribution of income, typically by large real wage increases that are not to be passed on into higher prices. Inflation not with standing, devaluation is rejected because of the inflationary impact and because it reduces living standards. The economy is to be restructured to save on foreign exchange and support higheer levels of real wages and higher growth” (Dornbusch y Edwards; 1989: 6).

Mientras tanto, en las tradiciones marxista y de la teoría de la dependencia ha existido la inclinación a entender el populismo como un movimiento político compuesto por actores y bases multiclasistas correspondiente a la etapa de Industrialización por Sustitución de Importaciones (ISI). Desde un enfoque estructuralista, Vilas (1988: 335) definió el populismo como; “una modalidad de acumulación de capital que emana de una configuración determinada de la estructura productiva de la sociedad.” Para este autor, el populismo se correspondería con la etapa primaria del desarrollo de la industria nacional y la priorización del consumo interno como base de la consolidación del mercado nacional, en fase con la movilización y manipulación de las masas bajo la organización clientelar y la represión de las mismas, utilizando una ideología de la armonía y conciliación social, símil a la pretensión liberal, pero con la diferencia que la armonía que postula no es entre individuos sino que entre clases sociales (Vilas 2004 y 1988). Según Paul Drake (1978), el populismo captura un conjunto disperso de características reconocibles en los movimientos políticos de América Latina, especialmente en los periodos de modernización social y económica. En la región, el populismo aludía a un set de actores políticos, políticas, actitudes, estilos y reacciones propias de las condiciones del siglo XX. Como movimiento, el populismo surgió frecuentemente de la crisis de las sociedades agrarias tradicionales y la pérdida del control patrimonial de las clases altas. El populismo surgió como respuesta a los problemas simultáneos planteados por la modernización económica y la movilización social (Drake; 1978).

Ahora bien, con el populismo no se presentaría, como el análisis marxista de la sociedad industrial sostiene, una oposición burguesía/ proletariado, sino que la construcción del antagonismo oligarquía/ pueblo, siendo menos anticapitalista que anti oligárquico y antiimperialista (Walker; 2006). El populismo tendría como una de sus peculiaridades; “la construcción discursiva de la sociedad como un campo antagónico y maniqueo en el que se enfrentan el pueblo y la oligarquía” (De la Torre; 2003: 60). En la perspectiva post-estructuralista de Ernesto Laclau opera un modo de construcción de lo político distante del paradigma sociológico, con el retorno de la noción del pueblo como una categoría política contingente y la dicotomización del espacio social como precondición para la ruptura populista, dada la convergencia entre demandas insatisfechas y la irrupción de un líder (Laclau; 2005 y 2006). En su visión, el populismo existe siempre cuando las identidades colectivas se construyen en torno a la dicotomía
  1   2   3   4

Похожие:

Populismo en América Latina: Una revisión de la literatura y la agenda iconBiblioteca virtual de ciencias sociales de america latina y el caribe, de la red de centros miembros de clacso

Populismo en América Latina: Una revisión de la literatura y la agenda iconBiblioteca virtual de ciencias sociales de america latina y el caribe, de la red de centros miembros de clacso

Populismo en América Latina: Una revisión de la literatura y la agenda iconRed de bibliotecas virtuales de ciencias sociales de america latina y el caribe, de la red de centros miembros de clacso

Populismo en América Latina: Una revisión de la literatura y la agenda iconRed de bibliotecas virtuales de ciencias sociales de america latina y el caribe, de la red de centros miembros de clacso

Populismo en América Latina: Una revisión de la literatura y la agenda iconSíndrome clínico caracterizado por una oxigenación deficiente y soporte inadecuado de nutrientes a tejidos y órganos, resultando en una disfunción celular

Populismo en América Latina: Una revisión de la literatura y la agenda iconAgenda At-a-glance 2 Workshop Participants 3 Workshop Agenda and Minutes 5 Guest Profiles 43

Populismo en América Latina: Una revisión de la literatura y la agenda iconThe Special Relationship: America’s Friend or America’s Poodle? Tim Vicary

Populismo en América Latina: Una revisión de la literatura y la agenda iconThe Global Health Workforce Alliance ¦ News from who and partners ¦ Africa & Middle East ¦ Asia & Pacific ¦ North America ¦ Europe ¦ Latin America & Caribbean

Populismo en América Latina: Una revisión de la literatura y la agenda iconBotanical society of america annual reports, 2003 Officers A. President (Scott Russell) Botanical Society Of America

Populismo en América Latina: Una revisión de la literatura y la agenda iconLiteratura zalecana do wykładu

Разместите кнопку на своём сайте:
Библиотека


База данных защищена авторским правом ©lib.znate.ru 2014
обратиться к администрации
Библиотека
Главная страница